domingo, 28 de noviembre de 2010

La historia del Gin-Tonic

En 1783 Johan Jacob Schweppe, un joyero alemán que vivía en Ginebra basándose en los estudios de Joseph Priestley, Lavoisier sobre los efectos de los gases en combinación con el agua inventó un método para añadir dióxido de carbono al agua y formar agua carbonatada (nuestra conocida agua con gas).

A partir de este descubrimiento, en 1792 Schweppe se mudó a Londres donde creó una empresa de agua mineral artificial donde ya existían varias empresas productoras.

En 1870 la compañía J. Schweppe & Co tuvo la genial idea de añadir quinina al agua carbonatada para producir tónica. La tónica fue ampliamente utilizada por las tropas coloniales británicas en el sudeste asiático como remedio para combatir el paludismo debido a su alto contenido en quinina. La tónica no era muy apreciada entre las tropas debido a su amargo sabor hasta que surgió la idea de añadir ginebra (bebida muy británica para mejorar su sabor. Debido al bajo contenido en quinina de la tónica en la actualidad se calcula que sería necesario tomar unos 10 gin-tonics diarios para combatir la malaria (con lo que estarías ebrio todo el día :-)).

Con los años el gin-tonic se ha convertido en uno de los combinados más populares y solicitados por los consumidores. En los últimos años el gin-tonic ha resurgido con fuerza y es bastante común  encontrar una gran carta de ginebras y formas de preparar el gin tonic en bares y restaurantes.


Gin and Tonic close

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada